Navidad, ¿es un tiempo para amar?

Para la mayoría la navidad es una época importante, época que no puede pasar desapercibida. Eso está muy bien; pero que pasa cuando las cosas se salen de control. Que sucede cuando es más importante las cantidades de dinero que tienes para gastar en cenas, regalos y decoraciones que en realidad compartir y tener un tiempo de calidad con esas personas que realmente quieres.
En muchas ocasiones he podido ver estos escenarios, a veces generados inconscientemente, pero tienden a ser los más comunes.
Hoy día para nadie es un secreto que muchas familias venezolanas quizás no tengan las mismas posibilidades de cuatro o cinco años atrás. Pero también es una realidad que gracias a la diaspora muchas de ellas no estarán completas en estos días que se vuelven bastante emocionales y está bien; porque es normal extrañar aquellos tiempos en los que todos se reunían, de eso se trata la navidad. De aprovechar el tiempo, valorar a las personas, dar sin esperar nada a cambio e intentar ser mejores individuos.
Es difícil ver escenarios en los que la época se vuelve en el dolor de cabeza cuando la familia sí está completa; y porqué, porque el nivel de tolerancia es muy bajo, porque creen que es el momento ideal para juzgar a otros miembros de la familia que no actúan como el resto. Incluso he visto ocasiones en las que sería mejor pasar una navidad al estilo americano: cenar e irse a dormir; quizás evitando esas reuniones que dan como resultados comentarios irónicos, hirientes, menospreciantes. Cosa bastante rara, porque cuando falte alguno, entonces todos le extrañan y es el más amado.
Es navidad y no se trata de grandes regalos o banquetes, se trata de amor. Y de dónde sacamos eso de se trata de amor? Porque por amor nació aquel Niño Jesús en este mundo, por eso la idea siempre será hacernos eco de ese amor y de un compartir familiar sincero sin importar más; o acaso olvidamos que cuando Él nació no hubo banquetes, ni grandes celebraciones más allá de la alegría de María y José. Deberíamos aprender un poco más y comprender que quizás SOLO por esta época del año ser los más amorosos y no desvanecer los sueños e ilusiones de aquellos que Dios o el destino nos designó como familia es la meta…

Por cierto, quieren ver una verdadera película de navidad? El Grinch que se robó la Navidad; aquella que protagoniza Jim Carrey. Y bueno, feliz Navidad! Feliz época de amar y estar felices por lo que somos y tenemos!

Y si le das un vistazo a esto