Mérida, todos queremos ir ¿por qué?

Personas con nieve en Mérida

Para no decir que todos, la mayoría de los venezolanos desean visitar el estado Mérida. Siempre escuchas decir quiero ir a Mérida o quiero volver; qué tiene específicamente la ciudad Mérida que atrae a tantos venezolanos e incluso extranjeros…

Gracias a Dios tuve la grandiosa oportunidad de visitar Mérida; pese a no ser un viaje turístico 100% vacacional fue de esos que deseas repetir todas las veces que sea posible. Mi visita fue por motivos académicos, la Gira de Medios se llevaría a cabo en el marco del XIV Festival de Cine Venezolano y este durante sus catorce años se ha hecho en Mérida; fueron 5 días en esta ciudad tan única y acogedora.

Ventaja: posee suficientes hospedajes para todos los gustos; si quieres un hotel lujoso, posada colonial o algo “normal” fácilmente lo encuentras y con precios que se adaptan a cada bolsillo. En mi caso por el tema del FCV, me hospedé en uno bastante básico Hotel Tinjaca; ya que allí lo harían unos cuantos compañeros y movilizarnos sería más sencillo. Aunque en Mérida todo queda cerca, los lugares que debía frecuentar era Hotel El Serrano y C.C Las Tapias, y estos sí quedaban algo lejos.

El último día que estuvimos en Mérida logré junto a los chicos que se quedaron en el mismo hotel cuadrar todo e ir al Teleférico Mukumbarí; en medio del corre corre porque debíamos salir corriendo, literalmente; de la rueda de prensa en El Serrano para subir al Tinjaca, buscar abrigos y todas esas cosas y luego sí al teleférico; sin pasar por alto que a las 6p.m debíamos estar más que listos para el cierre del Festival, ceremonia de premiación y esas cosas.

Se puede decir que el Teleférico es el lugar más visitado por los turistas; llegar a 4.765 m.s.n.m luego de haber recorrido 12,5 km es magnífico, no te puedes imaginar todo lo que se siente en ese recorrido es como una montaña rusa de emociones y más en estos días…

Hacer este recorrido con personas que recién estaba conociendo fue lo mejor; y sí, todos quieren hacer este tipo de cosas con su familia o amigos; pero en mi caso al no ser tan cercanos logré aprovechar la belleza durante el ascenso, solo observar sin tanta foto y videos; en cada estación apartarme para disfrutar, sentir como bajaba la temperatura, pensar y reflexionar sobre tantas cosas.

Pico Espejo

Su última estación es perfecta; este nevando o no ese lugar –desde mi apreciación – es impresionante; es que no hay muchas cosas solo una maravillosa vista con un frío que te congela. Como llegamos pasado el mediodía no podíamos bajar al sendero que hay en esta estación; gracias a Arianna y sus cosas, logramos sacar nuestro niño interior y jugar con nieve; el resto de turistas aprovecharon; es genial ver como en medio de tantas cosas allí arriba con la nieve parecían el típico grupito de bochincheros del salón o de la cuadra.

En el descenso lloré.

Te ponen música venezolana y te revuelven las emociones; en realidad no necesitas ser amante de este género solo ser venezolano para que las lágrimas se asomen. La belleza que tienes frente a tus ojos y la música; te llevan a pensar en todo lo que Dios puso en Venezuela tantos lugares majestuosos y únicos; definitivamente este país fue consentido por Dios…

¡Si ya has ido a Mérida me encantaría saber qué fue lo que más te gustó!

Deja un comentario