¿Regresas de viaje?

Hace un par de días un odontólogo que conozco me vio con una maleta y de inmediato su reacción fue preguntarme ¿regresas de viaje? En el momento solo reí y lo saludé; pero esa pregunta quedo sonando. Es que él sabía que en la dirección que yo caminaba me dirigía a la casa en la que crecí, la casa de los abuelos.

Hubo un efecto que solo logras cuando sales a otras culturas que no conoces, el tema es que ocho meses antes de ese día tomé la decisión de independizarme. Ya estaba lo suficientemente grande para enfrentarme “sola” a la vida. No sé si tú lo has hecho o estás pensando en hacerlo, pero te lo recomiendo totalmente es la única forma de conocer la realidad

Es entrar al tabloncillo, Jugar los 4 cuartos sin descanso, te van a hacer faltas, tapones, el tiro de 3 quizás falle, pero con la certeza de saberte capaz y entender que fallando también vas a aprender

Este viaje de ocho meses me enseño más de lo que había aprendido en años. Valorar cada cosa sea material o no, es el gran detalle; muchas veces das por hecho o seguro algunas cosas cuando en realidad no lo es porque entendí que cada segundo depende del anterior, sé que no puedo controlar el mundo, pero al mío puedo darle la dirección  que quiero

Este viaje es el más largo e importante que he hecho, en el pude conocerme más a fondo, saber de lo que soy capaz y cuanto debo esforzarme por lo que quiero lograr. Terminar de entender que ya no soy una niña o una adolescente y que las decisiones las toma la persona del espejo, que solo a ella debo complacer

Un viaje para ver la gracia de Dios día a día, un viaje que me ayudo a superar etapas, inseguridades y miedos de toda una vida. Descubrir aspectos que estaban ocultos, conocer personas claves para determinados momentos, alejarme de otras que eran toxicas, valorar unas cuantas y abrir el corazón. Entender que no soy cardióloga que antes que cualquiera estoy yo, que mis sueños son tan importantes como el aire que respiro, que si invito a Dios a caminar conmigo no habrá problema sin respuesta

Antes no había entendido o no quería comprender lo que realmente es una familia, pero teniéndolos a cierta distancia fue más sencillo –sí, algunas personas somos así-, no hay suficientes km ni errores que separen. Solo existen las ganas de sentirlos tuyos.

Bien dicen por ahí que lo bailado nadie te lo quita, fueron 8 meses así que Sí, justo regresaba de un gran viaje, estoy de vuelta. Ahora voy a prepararme para otro…

Deja un comentario