A veces trato de imaginar lo que sintió mamá cuando supo que estaba embarazada por primera vez o incluso aquel momento cuando naciste hermano.

Quizás unos pocos sepan que ella no lograba quedar embarazada y por eso el intentar adivinar el sentimiento es absurdo; fueron muchos años. Eres el que demostró que los milagros sí existen.

Hoy ya estas muy grande, cumpliste 29 y parece imposible que hace unos años lloraba porque me ganabas muy rápido en cualquier juego. Que te burlabas porque en Counter Strike siempre jugué con cuchillito. Recordar los sábados por la mañana de Sabu Mafu y los desayunos antes de ir al cole: 2 galletas María y café…

Cuando llegué nueva al colegio y me enseñabas o decías qué hacer; luego en las universidades (UNET y ULA) me mostraste cómo se hacían las cosas. Siempre cuidándome y enseñándome

Tantas cosas han pasado que nombrarlas todas llevaría semanas; existe una canción de Voz Veis que se llama Aunque sea poco y su primera estrofa dice:

Sabes que para darte tengo poco
Quisiera fuese el mundo aunque ni modo
Pero puedo llenarte los oídos de toditas mis canciones
No son mucho, las hice a punto de ilusiones…

Me encantaría tener la capacidad de darte mucho más; pero me has demostrado que ves más allá. Creo que gran parte de lo que he logrado ha sido gracias a tus regaños, palabras sabias y consejos.

Hermano siempre me pides contenido, aquí tienes!

¿Canciones de cuna o lullabay? hasta hace pocos años tu fuiste mi canción de cuna, esa tranquilidad y seguridad que necesité para dormir. Escucharte hablar de tus cosas y todas esas charlas de noche fueron mi gasolina por mucho tiempo.

Eres el mejor ejemplo de cómo ser un hermano mayor. Hoy, mañana y siempre, donde sea que estés; te amaré, te apoyaré y por supuesto te molestaré porque eso hacemos las hermanitas menores.